prueba social profesionales bienestar

Prueba social para profesionales del bienestar

La prueba social es una de mis herramientas favoritas dentro de una estrategia de venta. 

 

¿Por qué? Porque el poder que tiene es incalculable. De verdad. 

 

Puedes tener el mejor de los copys, el mejor de los diseños, el mejor [inserte aquí lo que sea], que la prueba social puede marcar la diferencia entre un sí y un no. 

 

Es así de simple. 

 

El ser humano tiene una tendencia innata a la repetición. Queremos integrarnos, es pura supervivencia. 

 

Cuando un grupo de personas aplaude a tu alrededor, tú también lo haces. O cuando hay mucha gente mirando arriba, tú miras. Son respuestas que salen por inercia. 

 

Y a la hora de sacar la cartera y pagar, más de lo mismo. 

 

Con quién preferirías hacer un proceso terapéutico, ¿con alguien a quien no conoces de nada ni sabes cómo trabaja, o con esa persona que te han recomendado o que has leído reseñas buenísimas de su trabajo? 

 

Casi seguro que con la segunda opción. Aunque sea por inercia. 

 

Por eso es importante la prueba social, y en este artículo te quiero contar cómo puedes incluirla en tu estrategia (y ojo, que esto es mucho más que pedir testimonios).

 

Cómo incluir la prueba social en tu estrategia  

 

La prueba social es uno de los elementos que forman parte de tu autoridad como profesional. 

 

Como te decía en la intro, cuando alguien llega a ti con la idea de contratar tus servicios, su mente automáticamente buscará recursos que le den seguridad de que lo que va a hacer no es una cag*** (un error).

 

Tú lo haces, yo lo hago, todos lo hacemos. 

 

Para un profesional del desarrollo personal es importantísima su credibilidad, y los elementos de autoridad los refuerzan. 

 

Por eso en tu estrategia deberías incluir la prueba social sí o sí:

 

1# Con testimonios de clientes/pacientes

 

En tu web, en Google, en tus redes sociales. Esta es la prueba social básica. 

 

Los testimonios de tus antiguos clientes/pacientes te ayudarán a conseguir más clientes/pacientes que quieran conseguir los mismos resultados. 

 

Lo ideal es que contengan la respuesta a cómo se sentían antes de trabajar contigo, y cómo se sienten ahora y cómo se refleja en su día a día. 

 

Para pedirlos, puedes hacerlo directamente (“Ey, Fulanito, ¿puedes entrar en mi página de Google y dejarme un testimonio?”), o preparar un Google Form y enviárselo por email para facilitarles la vida. 

 

2# Con el testimonio de colegas que den fe de tu trabajo 

 

Puede darse el caso de que no tengas testimonios porque no hayas trabajado todavía con clientes, o porque nunca los has pedido. 

 

Tanto si ese es tu caso como si quieres complementar esos testimonios, otro elemento que puedes usar es el de los colegas que den fe de tu trabajo. 

 

Aquí se engloban tanto los testimonios de mentores, o de antiguos compañeros, como entrevistas que te hayan hecho, fotos con personas relevantes en tu sector…  

 

3# Logos de tus escuelas 

 

Otro elemento es el de los logos de los lugares en los que te has formado para reforzar tu autoridad profesional. 

 

4# Logos de lugares con los que has colaborado

 

Y además de los logos de las escuelas, de los lugares en los que han aparecido tus publicaciones, o has participado con alguna ponencia… 

 

5# Años de experiencia, clientes a los que has ayudado 

 

Tus años de experiencia o el número aproximado de clientes con los que ya has trabajado te da, sin duda, muchísima autoridad. ¡Muestra esas cifras! 

 

6# Tu presencia digital 

 

Por último, un elemento que tiene mucho poder para conseguir clientes es el de tu presencia digital. 

 

Si una persona quiere trabajar contigo y ve que tienes una web atractiva, se suscribe y tiene una secuencia de bienvenida que funciona bien, se da una vuelta por tu blog y ve que estás aportando mucho contenido interesante, va a tus redes sociales y se encuentra con que la gente te comenta y participa… Todo eso suma. 

 

Son pequeños detalles que marcan la diferencia. 

 

Así que si no los estabas teniendo en cuenta, creo que este puede ser un buen momento para hacerlo 😉

 

¿Estás usando estos elementos en tu estrategia? ¿Tienes alguna duda? Nos leemos 🙂 

 

1 Comment

Escribe un comentario

Gracias por comentar mi entrada :) Antes, debo informarte que tus datos de carácter personal (email, nombre, web) que proporciones rellenando este formulario serán tratados por mí, Ángela Suaz, como responsable de esta web. La finalidad de recoger estos datos es la de responder a los comentarios del blog. Si decides no incluir los datos solicitados no podré publicar tu comentario ni tampoco responderte. También te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa, dentro de la UE y si quieres ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de los datos que me has dado escribiéndome a hola@angelasuaz.com. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos haciendo clic aquí.